El nuevo periodismo se asoma por WordPress

Desde el alféizar

Ayer, en menos de dos horas, recordé de la forma más sublime, porqué elegií una profesión como el periodismo, que aunque ingrata, enamora. Esa razón, por mas cliché que suene, se debe a mi relación con el Nobel de literatura, Gabriel García Márquez.

A diferencia de los admirables personajes que ayer compartieron historias íntimas de Gabo, yo nunca he conocido el Nobel, aunque haya soñado muchas veces con hacerlo, o bueno, no lo he conocido en carne y hueso, pero conozco los suspiros de sus letras. Desde qué leí por primera vez uno de sus libros, supe admirarlo, por se capaz de contar de muchas formas, mágicas en su mayoría, la realidad de un país que me duele.

Conocí a García Márquez a los 12 años, cuando mi mamá arbitriaramente decidió que ya había leído muchos libros de Harry Potter y que era hora que leyera “libros de gente grande”…

Ver la entrada original 448 palabras más

Anuncios